Administrativo Civil Comercial Familia Constitucional Laboral Penal Notarial Academico
in Comercial - 14 May, 2015
by josebula - no comments
Modelo de contrato de agencia comercial

Modelo de contrato de agencia comercial

Entre los suscritos a saber: ……………. y …. ., personas mayores y vecinos de ………… . ., identificados como aparece al pie de nuestras correspondientes armas, quienes para los efectos del presente documento se designarán como EL AGENTE y EL EMPRESARIO, respectivamente, hemos convenido en celebrar un contrato de AGENCIA(21) que se regirá por las siguientes cláusulas especiales:

PRIMERA: El EMPRESARIO encarga al AGENTE, quien asume en forma independiente y de manera estable la promoción y venta a nombre de él, de ……………

SEGUNDA: El AGENTE ejecutará el encargo en el Departamento de ……….. República de Colombia. TERCERA: El AGENTE queda facultado para:

Establecer, dentro de la zona indicada, las dependencias que considere convenientes para el mejor desarrollo del objeto de este contrato.

Ofrecer y vender al público ….

Anunciar en forma apropiada en la zona que le corresponde su carácter de AGENTE y adelantar de común acuerdo con el EMPRESARIO las campañas de publicidad que se consideren oportunas.

Descontar directamente de cada consignación o remesa de fondos las comisiones que le correspondan y los gastos que el EMPRESARIO le haya autorizado previamente por escrito.

CUARTA: El término de duración del presente contrato es de …………,…. (años, meses), contado a partir de la firma de este documento.

QUINTA: Constituyen obligaciones a cargo del agente las siguientes:

Proporcionar al empresario informes completos sobre las actividades realizadas y los resultados obtenidos en ejecución del objeto de este contrato.

Ubicar las oficinas o locales que utilice para la promoción y venta de ………. en lugares comercialmente céntri­cos de la zona, dispuestos adecuadamente.

Cumplir oportuna y fielmente las instrucciones del empresario.

Establecer los sistemas de ventas mediante créditos aprobados previamente por el EMPRESARIO. Hacer los descuentos por concepto de la venta en relación con los precios fijados por el EMPRESARIO. Mantener buenas relaciones comerciales con los clientes y el público en general para las promociones y ven­tas de que trata este contrato;

Comunicar inmediatamente al EMPRESARIO cualquier reclamo relativo a la calidad de las mercancías (o los servicios) junto con la información que sea pertinente allega.

Rendir cuentas al EMPRESARIO sobre las ventas realizadas a la terminación de cada ……… (mensualidad anuali­dad), dentro de los …. … días calendario siguientes y simultáneamente entregar el valor de las ventas efectuadas durante tal periodo, junto con los comprobantes respectivos menos las deducciones autorizadas en este contrato.

Tener y conservar, a título de depósito las sumas de, dinero que reciba de las ventas que realice, así como las mercancías que reciba del EMPRESARIO.

Colaborar y facilitar las visitas de inspección que en cualquier tiempo efectúe el EMPRESARIO.

SEXTA: El EMPRESARIO reconocerá al AGENTE como contraprestación y a título de remuneración por los servicios de que trata este contrato el ………por ciento de la venta realizada.

SÉPTIMA: Son obligaciones a cargo del Empresario:

Suministrar oportunamente al AGENTE las instrucciones, reglamentos y tarifas que sean pertinentes a la ofer­ta y venta de las mercancías.

Reconocer al AGENTE los gastos solicitados y aprobados por aquellos para casos especiales.

OCTAVA: El EMPRESARIO se compromete a servirse únicamente de ………. (nombre del Agente) como AGENTE en la zona ya mencionada y para el ramo de productos acordado.

NOVENA: El AGENTE no podrá promover ni vender en el territorio asignado en el presente contrato las mercancías de empresarios que sean competidores de ………. (nombre del empresario).

DÉCIMA. El EMPRESARIO no asume responsabilidad por los errores y culpas en que incurra el AGENTE o sus dependientes con causa de actos relacionados con el cumplimiento del presente contrato.

DÉCIMA PRIMERA. Son causales de terminación de este contrato las siguientes: Mutuo acuerdo.

Expiración del término de duración. Decisión de autoridad competente. Sentencia que así lo ordenare.

Por las causales consagradas en la ley.

DÉCIMA SEGUNDA. Son justas causas para dar por terminado el presente contrato por parte del EMPRE­SARIO:

El incumplimiento grave del AGENTE respecto de las obligaciones estipuladas en el contrato o en la ley. Cualquiera acción u omisión que afecte gravemente los intereses del EMPRESARIO.

La iniciación de proceso concursal, así como la liquidación o terminación de actividades por parte del AGEN­TE.

DÉCIMA TERCERA. Son justas causas para dar por terminado el presente contrato por parte del AGENTE: El incumplimiento del EMPRESARIO en sus obligaciones contractuales o legales.

Cualquier acción u omisión del EMPRESARIO que afecte gravemente los intereses del AGENTE.

La iniciación de proceso concursal, así como la liquidación o terminación de actividades por parte del EM­PRESARIO.

DÉCIMA CUARTA. A la terminación de9 presente contrato el AGENTE tendrá derecho a que el EMPRESARIO le pague la prestación de que trata el inciso primero del artículo 1324 del Código de Comercio.

Se suscribe el presente contrato por las partes intervinientes, en dos ejemplares, uno para cada parte, en la ciudad de …………. a los …………..días del mes de ……………… del año ….,…

EL AGENTE                    EL EMPRESARIO

……………………               ……………………..


Información Adicional 

[hidepost=0]

El contrato de agencia comercial, según lo describe el articulo 1317 del Código de Comercio, es aquél por virtud del cual “un comer­ciante asume en forma independiente y de manera estable el encargo de promover o explotar negocios en un determinado ramo y dentro de una zona prefijada en el territorio nacional, como representante o agente de un empresario nacional o extranjero o como fabricante o distri­buidor de uno o varios productos del mismo. La persona que recibe dicho encargo se denomina genéricamente agente.

Se deduce de la descripción legal que el objeto del contrato de agencia comercial es la promoción y exploración de negocios, lo cual con­lleva la consecución y el mantenimiento de mercados y el posicionamiento de productos, dentro de una zona determina en el territorio nacional; dicha actividad ha de ser desarrollada por un comerciante, que, recibe la denominación legal de “agente”, de manera independien­te y estable (es un contrato de duración); no es necesario para la solución del caso litigado, tomar partido en la discusión de si puede o no coexistir con el contrato de distribución.

AI puntualizar el legislador que el agente comercial asume el encargo de manera estable, con ello precisó que aquél se diferencia del simple mandatario ya que éste no tiene encargo duradero, carece de estabilidad, desde luego que el objeto de la gestión que se le enco­mienda es la celebración de uno o más actos de comercio que agotados producen la terminación del mandato, en tanto que al agente comercial se le encomienda la promoción o exploración de negocios en una serie sucesiva e indefinida que indica estabilidad, lo que también lo diferencia del comisionista, que es la persona a quien se encomienda la ejecución de uno o varios negocios en el ramo a que se dedica profesionalmente, los que debe celebrar a nombre propio, pero siempre por cuenta del comitente.

Como el agente comercial asume el encargo en forma independiente, lo que lo faculta para desarrollar su actividad sin tener que estar subordinado al empresario agenciado, pudiendo escoger y designar sus propios empleados y los métodos de trabajo teniendo potestad para realizar por sí o por medio de personal a su servicio el encargo que se le ha confiado, es claro que el contrato de agencia comercial se diferencia claramente del contrato de trabajo en que a diferencia del agente, el trabajador queda vinculado con el patrono bajo continuada dependencia o subordinación.

La definición dada en el artículo 1317 redujo indiscutiblemente el campo de las actividades que ahora pueden denominarse como de agencia comercial. En pasado y aún ahora, en el lenguaje común se calificaba como agente comercial a toda persona, natural o jurídica que de alguna manera atendía a la actividad de intermediación, como representante, concesionario, distribuidor o simple vendedor mayorista de productos fabricados por otro comerciante. En el lenguaje jurídico actual, sólo puede entenderse como agente comercial al comerciante que dirige su propia organización, sin subordinación o dependencia de otro en el manejo de la empresa o establecimiento a través del cual promueve o explota, como representante, agente o distribuidor, de manera estable, los negocios que le ha encomendado un empresario nacional o extranjero en el territorio que se le ha demarcado.

La función del agente comercial no se limita, pues, a poner en contacto a los compradores con los vendedores, o a distribuir mercancías, sino que su gestión es más especifica, desde luego que a través de su propia empresa, debe de una manera estable e independiente, explotar o promover los negocios de otro comerciante actuando ante el publico como representante o agente de éste o como fabricante o distribuidor de sus productos. 0 como ha dicho Joaquín Garrigues, el agente comercial, en sentido estricto, “es el comerciante cuya industria consiste en la gestión de los intereses de otro comerciante, al cual está ligado por una relación contractual duradera y en cuya representa­ción actúa, celebrando contratos o preparando su conclusión a nombre suyo”. Esta función específica del a9enle comercial tiende como lo ha dicho Pérez Vitres a “conquistar, conservar, ampliar o recuperar al cliente para el agenciado o empresario”. Según la feliz expresión de Ferrara el agente es un buscador de negocios su actividad consiste en proporcionar clientes.

Las notas características de este contrato de agencia, surgidas de su definición, se ven precisadas en el cuerpo de los artículos que inte­gran el Capitulo V del Titulo 13 del Libro 4o del Código de Comercio. En efecto, del estudio en conjunto de estas normas, se advierte que el agente comercial tiene plenamente definidos sus perfiles, que está plenamente individualizado, de tal manera que ya no es posible confun­dirlo con auxiliares del comercio que ejerzan actividades semejantes, aunque tengan facetas similares.

V aunque en la definición no está expresado de manera contundente que el encargo que asume el comerciante independiente por el contrato de agencia, es el de promover o explotar negocios que han de ser realizados en beneficio exclusivo del empresario, los que éste ha de celebrar directamente si al agente no se le dio la facultad de representarlo, es lo cierto que estas características surgen de lo dispuesto en los artículos 1321 y 1322 del Código de Comercio, donde se estatuye, sin perjuicio de la independencia de que goza, que el agente debe ceñirse, al ejecutar el encargo, a las instrucciones que le haya dado el empresario a quien debe rendir “las informaciones relativas a las condiciones del mercado en la zona asignada, y las demás que sean útiles a dicho empresario para valorar la conveniencia de cada negocio”, que el agente tiene derecho a la mediación pactada “aunque el negocio no se Ileve a efecto por causas imputables al empresario o cuando éste lo efectúe directamente.. o

dicho empresario se ponga de acuerdo con la otra parte para no conducir el negocio”, todo lo cual indica que el agente conquista, recon­serva o amplía para el empresario y no para él mismo, la clientela del ramo, y que los negocios que para este fin promueva o explote a! definidos directamente por el empresario, o por el agente aduanero a su nombre, si para ello tiene facultad.

explicando las posiciones que puede adoptar el fabricante en relación con la venta de sus productos, Ferrara ha dicho que el mercadeo lo puede hacer por medio de sus propios empleados, quienes actúan como agentes viajeros, o a quienes instala en sucursales o dependencias en distintos territorios, casos en los cuales aquél asume un doble riesgo: “el de que las mercancías permanezcan sin vender y el de que resulten excesivas las expensas de la organización que crea para la venta”. Que puede también vender, con menor utilidad, toda la produc­ción a un comerciante al por mayor que asume el doble riesgo antes mencionado. Y que finalmente, “puede asumir el riesgo de la venta de sus propios productos, descargando en otro u otros el riesgo de los costos de la organización para la venta en varias zonas. Es cuando surge el contrato de agencia. El agente comercial asume precisamente el deber de organizar su propio riesgo y en condiciones de autono­mía la colocación de los productos o servicios ajenos”.

En el caso de que el agente comercial tuviera, en forma independiente y estable, el encargo de promover, como distribuidor del ramo de pinturas, la enajenación de los productos de determinada fábrica en el territorio previamente demarcado, entonces su actividad se concentra­ría en conquistar nuevamente demarcado, entonces su actividad se concentraría en conquistar nueva clientela para la firma cuyos productos se ha encargado de distribuir, o reconquistar la vieja clientela, o en conservar la actual o en aumentarla; pero resultaría claro que las pérdi­das que pudieran arrojar las ventas de los productos agenciados correrían por cuenta del fabricante o empresario y no las soportaría el agente, desde luego que por el contrato de agencia, como se deduce de lo dispuesto por la reglamentación legal colombiana, el agente asume el encargo de promover o explotar negocios en un determinado ramo, ya como representante o agente de un empresario nacional o extranjero, ya como fabricante o distribuidor “de uno o varios productos del mismo’. Quien distribuye artículos que ha adquirido en propie­dad, no obstante que fueron fabricados por otro, al promover su venta en una determinada zona no ejecuta actividad de agente comercial, sino de simple vendedor o distribuidor de productos propios.

La diferencia es bien clara: AI distribuidor que actúa como agente comercial en nada lo benefician o perjudican las alzas o bajas que pue­dan sufrir los productos que promueve como quiera que la propiedad de estos en ningún momento del proceso de mercadeo pasa a ser suya, sino que del dominio del fabricante o empresario, los productos se desplazan al de la clientela sin que el agente tenga que adquiridos. por el contrario, cuando el distribuirlos ha adquirido para sí los productos que promueve, resulta claro que un aumento en los precios de venta después que sean suyos, lo beneficia directamente de la misma manera que lo perjudicaría una baja en las mismas circunstancias. El agente comercial que distribuye, coloca pues en el mercado producto ajenos, no propios.

Todo lo anterior explica por qué el artículo 1320 ibídem exige que en el contrato de agencia, se especifiquen los poderes o facultades que el empresario concede al agente; por qué el siguiente artículo obliga al agente a rendir al empresario las informaciones relativas a las condiciones del mercado en la zona asignada y las demás que sean útiles a dicho empresario para valorar la conveniencia de cada negocio; por qué en el articulo 1322 ibídem, se garantiza al agente su remuneración aunque el negocio no se celebre por las causas allí dichas, o cuando el empresario “lo efectúa directamente y deba ejecutarse en el territorio asignado al agente”.

Y como por el contrato de agencia el empresario obtiene que los costos de la organización para la enajenación de sus productos, corran por cuenta del agente que por ello en ese campo actúa en forma independiente, se explica por qué el artículo 1323 del Código de Comercio estatuye que, “salvo estipulación en contrario, el empresario no estará obligado a reembolsar al agente los gastos de agencia”. Finalmente, como el agente promueve negocios de productos ajenos y no propios se explica por qué el artículo 1326 ibídem le concede derecho “de retención y privilegio sobre los bienes o valores del empresario que se hallen en su poder o a su disposición”.

El agente comercial, como se deduce de lo expuesto, actúa buscando negocios para su empresario, para lo cual le proporciona perma­nentemente clientela; obra pues, en beneficio del agente y no en el suyo propio.

[/hidepost]