Administrativo Civil Comercial Familia Constitucional Laboral Penal Notarial Academico
in Comercial - 15 May, 2015
by josebula - no comments
Modelo de contrato de leasing con opción de compra

 Modelo de contrato de leasing con opción de compra

En la ciudad de …. .. Departamento de …………… República de Colombia a los ………….. días del mes de …………… del año ………….., entre los suscritos ……………,……. , sociedad legalmente constituida mediante Escritura Pública número …. ….. de la notaría …………… del Círculo de …………… representada por el señor persona mayor y vecino de …………… identificado con la cédula de ciudadanía número expedida en quien para efectos del presente contrato se denominará ARRENDADOR, de una parte y el señor quien mayor y vecino de …. identificado con la cédula de ciudadanía número ……. …… expedida en ….. … .. en adelante se Llamará el ARRENDATARIO, de otra parte, convenimos celebrar el presente contrato de ARRENDA­MIENTO DE MAQUINARIA el cual se regula conforme a las siguientes CLÁUSULAS:

PRIMERA: El ARRENDADOR da en arrendamiento al ARRENDATARIO y éste acepta, la siguiente maquinaria ­Identificada como a continuación se indica: Marca …….. …. ., Modelo ……….. … Año: ….

Clase de equipo …………………. …, maquinaria que se entrega nueva, de propiedad exclusiva del ARRENDADOR la cual en su conjunto, se llamará LA UNIDAD.

SEGUNDA: El ARRENDADOR queda exonerado de responsabilidad por motivo de demoras en la entrega de la unidad por la fábrica o la firma vendedora.

TERCERA: El presente contrato queda rescindido y como consecuencia de ello el ARRENDATARIO deberá indemnización por los daños y perjuicios causados al arrendador, en el evento en que aquél no reciba la unidad dentro de los …… días siguientes a la notificación que le hiciere éste en donde le indique que la maquinaria se encuentra a su disposición.

CUARTA: El precio del alquiler mensual será la suma de …………… pesos, cantidad que deberá ser cancelada por mensualidades adelantadas. El precio aquí estipulado no incluye ningún valor agregado y cualquier suma de este tipo será a cargo del ARRENDATARIO. Cada mensualidad será cubierta entre los primeros cinco días de cada mes en el domicilio del ARRENDADOR.

QUINTA: El término de duración del presente contrato se fija en …………… años, a partir de la fecha de su fir­ma por las partes contratantes.

SEXTA: La maquinaria o unidad objeto del presente contrato ha sido escogida por el ARRENDATARIO quién ha solicitado al ARRENDADOR le sea adquirida a …………… Las demoras en la entrega los soporta el ARREN­DATARIO.

SÉPTIMA: Le queda prohibido al ARRENDATARIO ceder, subarrendar, compartir o permitir el uso de la uni­dad a terceras personas diferentes a los autorizados por éste. Queda así mismo prohibido la cesión de derechos y obligaciones derivadas del presente contrato.

OCTAVA: La unidad debe permanecer dentro de los límites de la República de Colombia y sólo podrá trasla­darse al exterior si media autorización escrita del arrendador y siempre y cuando se efectúen los respectivos reajustes del seguro.

NOVENA: El ARRENDADOR se reserva la facultad de ordenar al ARRENDATARIO colocar letreros visibles sobre la unidad referentes a la propiedad de la maquinaria.

DÉCIMA: El ARRENDADOR se obliga a entregar al ARRENDATARIO las garantías de fábrica y servicios de mantenimiento de las maquinarias que componen la unidad. Los gastos derivados de la utilización y servicios de garantías y mantenimiento corren por cuenta del ARRENDATARIO.

DÉCIMA PRIMERA: El ARRENDATARIO se compromete a mantener la maquinaria en perfecto estado de uso y conservación, a utilizar los servicios por concepto de garantía y mantenimiento suministrado por los fabricantes o proveedores, ejecutar las reparaciones necesarias y responder al ARRENDADOR por el estado general de la unidad.

DÉCIMA SEGUNDA: Responderá el ARRENDATARIO por la pérdida o deterioro parcial o total de la unidad y no podrá exonerarse por motivos de fuerza mayor o caso fortuito.

DÉCIMA TERCERA: Queda totalmente prohibido al ARRENDATARIO introducir transformaciones, modifica­ciones o alteraciones a la unidad sin el previo consentimiento escrito del ARRENDADOR. En el evento de con­trariar la presente cláusula, podrá éste exigir a aquél entregar la unidad tal y como la recibió o en su defecto reclamar la indemnización a que diere lugar.

DÉCIMA CUARTA: Se obliga el ARRENDATARIO a comunicar de inmediato al ARRENDADOR cualquier acto o hecho que pueda afectar la situación jurídica de la maquinaria así como todo acto o hecho que pudiere incidir negativamente en los derechos que tenga el ARRENDADOR sobre la unidad.

DÉCIMA QUINTA: El ARRENDADOR se obliga a comunicar de inmediato al asegurador cualquier siniestro que haya afectado la unidad.

DÉCIMA SEXTA: Desde el momento de hacerse la entrega de la unidad al ARRENDATARIO, éste asume la tenencia de la misma y con ello el derecho al uso y goce. Pero consecuencialmente con la entrega y su recibo el ARRENDATARIO tomará las medidas necesarias para la guarda, mantenimiento y cuidado de la unidad. El ARRENDATARIO será el único responsable por los daños que pueda causar la maquinaria a personas o bienes, tanto del ARRENDADOR como de terceros.

DÉCIMA SÉPTIMA: El ARRENDADOR queda exonerado por motivos de calidad, garantía, funcionamiento y rendimiento de la unidad.

DÉCIMA OCTAVA: En caso que el ARRENDADOR, ejecute obligaciones que le correspondan al ARRENDA­TARIO, éste está obligado a reembolsar de inmediato a aquél el importe pagado.

DÉCIMA NOVENA: El ARRENDATARIO constituye las siguientes pólizas de seguro en favor del ARRENDA­DOR: … las cuales garantizan

……….. ….. . ……….. .. Las anteriores pólizas se extienden por el periodo de duración del presente contrato y no eximen de responsabilidad al ARRENDATARIO en el evento en que la compañía de seguros se niegue al pago total o parcial de las indemnizaciones.

VIGÉSIMA: El ARRENDATARIO comunicará al ARRENDADOR todo siniestro que pueda afectar la unidad. Tal comunicación se hará inmediatamente a la ocurrencia del hecho que lo produjo. Así mismo comunicará sobre el hecho a la compañía aseguradora donde tenga las pólizas exigidas en la cláusula anterior, dentro de los términos contentivos de cada póliza.

VIGÉSIMA PRIMERA: El precio estipulado en la cláusula cuarta de este contrato no podrá suspenderse adu­ciendo mal funcionamiento de la unidad, o porque tenga desperfectos de cualquier tipo. El precio se continuará pagando en la forma indicada aún si sobre la maquinaria hubiere producido hurto, robo, pérdida total o parcial de la unidad. El pago del precio se extiende hasta la terminación del contrato.

VIGÉSIMA SEGUNDA: En caso de falta de pago o incumplimiento de las obligaciones derivadas de este con­trato, el ARRENDATARIO incurrirá automáticamente en mora sin que sea necesario ningún requerimiento judicial o extrajudicial, a los cuales renuncia desde ahora el ARRENDATARIO.

VIGÉSIMA TERCERA: Como efecto de la cláusula anterior podrá el ARRENDADOR optar por hacer cumplir el contrato, declarando rescindido, reajustar el precio del arrendamiento mensual o cobrar al arrendamiento intere­ses del …………% por cada día de retardo en el pago del precio, de acuerdo a la causal que se haya presentado.

VIGÉSIMA CUARTA: De igual manera podrá el ARRENDADOR rescindir el contrato o exigir su cumplimiento si el ARRENDATARIO entra en quiebra o concurso de acreedores o se produce intervención judicial o adminis­trativa sobre sus bienes.

VIGÉSIMA QUINTA: Si el ARRENDADOR opta por la rescisión del contrato, deberá comunicarlo por escrito al ARRENDATARIO, produciéndose la rescisión a partir del momento en que éste recibe la comunicación mencio­nada. Desde ese momento el ARRENDATARIO tiene …. .. horas para reintegrar la unidad al ARRENDA­DOR. En caso de no producirse la restitución dentro de este término, automáticamente el ARRENDATARIO pagará al ARRENDADOR una cláusula penal, que desde ahora se fija en la suma de …………….. pesos por cada día de retardo en la restitución. Esta cláusula se estipula sin perjuicio de los demás derechos e indemnizaciones que tenga el ARRENDADOR, conforme a lo acordado en el presente Contrato.

VIGÉSIMA SEXTA: El ARRENDADOR se reserva el derecho de inspección sobre la unidad.

VIGÉSIMA SÉPTIMA: Vencido el término de duración del presente contrato, el ARRENDATARIO se obliga a devolver la maquinaria, en buen estado de conservación y mantenimiento. Se aplica en esta cláusula el mismo término de entrega y la misma cláusula penal diaria fijada en la cláusula vigésima quinta de este contrato, en caso de presentarse mora en devolución de la unidad.

VIGÉSIMA OCTAVA: Las partes acuerdan que no existe tácita reconducción del presente contrato. VIGÉSIMA NOVENA: Corre por cuenta del ARRENDATARIO cualquier modificación que altere el precio de compra de la unidad, siempre que sea anterior a la entrega, la alteración que acepta desde ahora le sea distri­buida en el precio mensual de alquiler de la maquinaria. El ARRENDADOR se obliga a comunicar por escrito la alteración en el precio que sufra la unidad.

TRIGÉSIMA: Las partes convienen fijar al término del contrato un valor de …. pesos a la unidad alqui­lada. El ARRENDADOR acuerda con respecto al ARRENDATARIO opción de compra de la unidad por el valor anterior. En caso que el ARRENDATARIO tome la opción de compra, deberá comunicar en tal sentido por escri­to al ARRENDADOR con una antelación de un mes al término del contrato. En este evento, los gastos de trans­ferencia, impuestos y gravámenes correrán por cuenta del ARRENDATARIO.

TRIGÉSIMA PRIMERA: Para efectos de notificaciones, comunicaciones e intimaciones, las partes acuerdan fijar su propio domicilio, así: El ARRENDADOR en …………….., el ARRENDATARIO en …. ………. Asimismo las partes convienen someterse a la jurisdicción de los jueces correspondientes de la ciudad de …………….. para que diriman las controversias que surjan con ocasión del presente contrato.

EL ARRENDADOR ……………….             EL ARRENDATARIO …….


Información Adicional 

[hidepost=0]

El leasing como figura contractual es relativamente nueva, no solamente en nuestro medio sino también a nivel general. El leasing ha resultado, en su forma contractual como una necesidad frente a la financiación a recursos de trabajo de la empresa, especialmente de aquélla que no posee medios económicos suficientes dirigidos a la compra de maquinaria. Lo cierto es que el leasing ha surgido como una fórmula financiera encaminada a atender las necesidades económicas frente a su producción y respecto del ensanche infraestructural o de maquinaria.

Con esta concepción nació el leasing en Estados Unidos país donde adquirió, además, su máximo desarrollo y de donde fue tomado por otras naciones económicamente avanzadas y trasladado a América Latina, en donde se conserva el principio general pero con legislaciones algo diversas. De los estudios del tema necesario es mencionar a Jacques Coimor quien en su libro “El Leasing” estudia la institución en este país, especialmente dedicando algunas líneas a sus orígenes. Conforme a este autor el leasing se desarrolló en Estados Unidos en la medida que concurren algunos factores, económicos unos, políticos otros. Entre dichos factores se cuentan: a) La presencia de una serie de empresas que requieren renovar sus quipos, obsoletos en relación con los avances y progresos técnicos, industriales y científicos b) La existencia de una economía próspera; c) La posibilidad de una producción incrementada con alto grado de beneficios o utilidades para los empresarios; d) La presencia de un mercado de capitales restringido e inaccesible; particularmente en cuanto a la obtención de crédito, y e) La existencia de un régimen fiscal rígido en cuanto a amortizaciones se refiere.

Pero de todas las circunstancias que concurrieron a que el leasing emergiera como una figura contractual autónoma fue, indudablemente la existencia de una mercado de capitales restringido y a veces inaccesible a mediano plazo. En un sistema como aquél los recursos de financiación a un plazo corto o mediano cierran las puertas al crédito para aquellos empresarios que requieren solucionar sus problemas de producción respecto de la reposición o ensanchamiento de sus equipos o maquinarias. Entonces, surge el leasing, como el sistema de financiación que viene a Llenar ese vacío. El leasing se torna, por consiguiente en la alternativa del momento, que con su rapidez y flexibili­dad puede ser utilizada especialmente por la pequeña y mediana industria.

La asistencia crediticia tradicional tiene como principal limitación el hecho de que la suma de dinero a facilitarse depende del total de los recursos propios del patrimonio de la empresa que será deudora. Innumerables son las veces en que el solicitante del crédito ve restringida su solicitud, en razón de entenderse que su situación patrimonial no es suficiente para hacer frente a los compromisos derivados de la amortización del crédito.

Además, otro obstáculo que presentan las fórmulas tradicionales es la exigencia de importantes garantías que respaldan el compromiso de pago del préstamo obtenido.

En este sentido, el leasing suaviza sobre manera ambos requerimientos atento a que solo se limita la financiación del material pretendido sin afectar la capacidad de endeudamiento del cliente tomador. A su vez, dicha financiación se encuentra garantizada por la propiedad misma del bien que se facilita, la que queda en cabeza del cliente. De este modo el tomador no afecta otras garantías para hacer la operación.

Por otra parte el leasing permite obtener una financiación por la totalidad del valor de adquisición del bien seleccionado sin quitas, de­ducciones o reducciones de ninguna naturaleza. Esta característica de financiación en las cuales la asistencia crediticia se limita a una porción del valor necesitado, debiendo el deudor sufragar el saldo restante con fondos propios.

El leasing se inserta en el mercado financiero como una nueva técnica de crédito, complementaria de las tradicionales, ofrecida a las empre­sas para equipamiento y renovación, cuyo acceso es más simple que el de estas últimas. Este medio de financiación no está destinado a reem­plazar a los métodos clásicos pero -sin duda- aporta una gran ayuda al ampliar la gama de posibilidades existentes para obtener préstamos.

Dentro de este marco nació en E.E.U.U., retomado idénticamente por España, Francia Alemania e Italia Conforme a los estudios, res­pecto de su origen, la primera vez que se utilizó este sistema se remonta al año de 1952, en California EE.UU.. Paulatinamente se han venido creando en este país sociedades especializadas en leasing y aunque las actuales condiciones económicas del crédito han variado respecto de las condiciones que lo originaron, se considera que por lo menos la mitad de los activos fijos de inversiones son realizados por empresas de leasing. Este porcentaje o promedio disminuye en países europeos. porque allí las condiciones de crédito son más abiertas.

Por lo que respecta a nuestro país, la aparición del leasing se remonta a 1975 cuando se crean las primeras empresas sobre este ramo. Estrictamente el leasing es arrendamiento financiero. “AI concepto de leasing puede Llegarse con facilidad a través de una presentación descriptiva de la operación. En su forma más simple y pura a la vez, el contrato de leasing supone la presencia de un industrial necesitado de bienes de capital, maquinaria y equipos en principio, de inmuebles, que, en el primer caso, se pone en contacto con un proveedor para determinar cuáles equipos y en qué condiciones podrían satisfacer las necesidades de su empresa. Identificadas necesidad y solución entra en contacto con una sociedad especializada la cual procede, en desarrollo del contrato y contra la promesa de que el bien será tomado en alquiler, a adquirirlo del proveedor y entregárselo en arrendamiento al industrial por un período de tiempo más o menos largo, generalmente vinculado al plazo de amortización fiscal de los bienes y con la posibilidad ulterior de continuar el arrendamiento en nuevas condiciones o venderle el bien por un valor que será el residual o uno muy cercano a él. Esto es, que quien requiere hacer la inversión adicional, en vez de aportar sus propios recursos que tiene en caja o está en condiciones de solicitar a sus asociados o de obtener crédito en cuantía equivalente para comprar los bienes, opta por conseguir de una sociedad especializada su adquisición, de manera que pueda solucionar en forma efectiva el requerimiento técnico que lo ha movido a obrar, contra una remuneración a título de pago del arrendamiento de tales bienes.

El nombre del contrato en inglés “leasing” viene del verbo “to lease” que significa tomar o dar en arrendamiento. Desde luego, los autores se han apresurado a señalar que la expresión arrendamiento es insuficiente para indicar la complejidad misma del contrato, pues de las relaciones de las partes y de las obligaciones que surgen puede constatarse cómo su desarrollo excede por muchos aspectos el que seda propio de un simple contrato de arrendamiento. Además, en algunos aspectos la práctica ha Llevado a invertir o trasladar obligaciones que serán propias del arrendador y pasan a serlo del arrendamiento en este contrato.

La legislación francesa, por ejemplo lo ha denominado a su turno como contrato de crédit-bail (crédito-arriendo) que si bien ha sido objeto de glosas indica que el arrendamiento se superpone o con él coexiste, una función crediticia.

Partiendo de esta idea podríamos afirmar que en América Latina comienza a hacer carrera la denominación de “arrendamiento financiero” que, si por algunos aspectos puede mostrarse insuficiente, indica sin vacilación como valiéndose de la estructura del contrato de arrenda­miento se obtiene, en última, la realización de un concurso financiero que por su participación finalista en la concepción del contrato explica cómo y por qué caben frecuentes excepciones a las normas tradicionales del contrato de alquiler. A todo lo cual debe agregarse que el leasing, en su forma más representativa tiene como características consagrar una opción a favor del arrendatario para con6nuar el contrato por otro tiempo o adquirir los bienes objeto del acuerdo inicial.

Así las cosas, podríamos definir el contrato de leasing o arrendamiento financiero en su forma más representativa como aquél por vidod del cual una sociedad especializada adquiere, a petición de su cliente, determinados bienes que le entrega a título de alquiler mediante el pago de una remuneración y con la opción para el arrendatario, al vencimiento del plazo, de continuar el contrato en nuevas condiciones o de adquirir los bienes en su poder.

De lo expuesto puede sostenerse que el negocio de leasing implica tres momentos bien definidos.

Una primera etapa de colaboración en donde el cliente, con los recursos técnicos de que obviamente dispone, pues ha determinado las necesidades de su empresa, identifica los bienes que requiere y obtiene de la sociedad de leasing el soporte financiero consiste en saber que serán adquiridos por ésta para transferírselos a título de arrendamiento, con la contraprestación a su cargo de comprometerse a tomar­los en arrendamiento por un determinado período.

Una segunda etapa la central que corresponde en verdad a la ejecución del contrato y que se caracteriza por ser inmodificable por parte de arrendatario ya qué la determinación de plazo es factor fundamental ligado normalmente al período de amortización fiscal de los bienes objeto de contrato y la sociedad de leasing debe tener plena certeza sobre la vigencia del contrato durante dicho Lapso. 0 si se quiere, viéndolo de otra manera durante este periodo la imposibilidad de modificación por parte del arrendatario se traduce en que, ante la presen­tencia de tal hipótesis, no querida por el arrendador ni compatible con las finalidades del contrato, el arrendatario tenga que verse sometido a sanciones particularmente gravosas.

Por último, si al vencimiento del plazo el arrendatario no se inclina por devolver los bienes recibidos puede opta por prorrogar el á el arrendamiento en nuevas condiciones de remuneración más ventajosas habida cuenta que los bienes se encuentran a depreciados  arrendador o adquiridos por un valor residual que debe estar pactado desde un comienzo o será determinado siguiendo los principios previstos en el contrato o de común acuerdo entre las partes” (Rodríguez Azuero, Sergio, Op; cit. págs. 493 y ss.).

La estructura del contrato de leasing varía en su forma de acuerdo a la sociedad que lo diseña, empero su estructura general contiene elementos muy similares 1. Los contratos que operan en el ámbito nacional generalmente se inician con la denominación del con p to la cual se sintetiza con las denominaciones de arrendamiento de bienes, que puede ser muebles o de equipos. 2. La indicación de las artes. es decir la sociedad leasing como arrendadora y el cliente como arrendatario. 3. El objeto del contrato o sea la entrega de un bien mueble o equipó en calidad de arrendamiento el cual es recibido por el cliente a entera satisfacción. 4. Duración del contrato pactado generalmente a un término definido, lo cual no obsta para que se señale como término de duración el que coincida con la vida útil del bien o equipo su correspondiente amortización para efectos fiscales. 5. El tipo de bien usualmente se trata de maquinaria equipos o vehículos. 6. Cláusulas exonerativas de responsabilidad, diseñadas casi siempre en beneficio del arrendador o sociedad leasing relacionadas con las calidades técnicas del bien, su idoneidad, condiciones de funcionamiento reparación daños a tercero5, daños al mismo bien etc. 7. Otras cláusulas especiales; tales como la cláusula penal, de cesión, opción de compra, de garantías, repuestos y cánones de arrendamiento.

[/hidepost]