Administrativo Civil Comercial Familia Constitucional Laboral Penal Notarial Academico
in Civil - 10 May, 2015
by josebula - no comments
MODELO DE CONTRATO DE USUFRUCTO

MODELO DE CONTRATO DE USUFRUCTO

En la ciudad de…. a los…. días del mes de… del año…., entre los suscritos……, persona mayor y vecino de….., identificado con la cédula de ciudadanía número……expedida en…. quien para efectos del presente contrato se denominará el propietario, y…………, de iguales condiciones, domiciliado en…..identificado con la cédula de ciudadanía número…….expedida en…., quien en adelante se llamará el usufructuario, hemos acordado celebrar el presente contrato de constitución de derecho real de usufructo(9) bajo las cláusulas y condiciones siguientes:

        PRIMERA: El propietario concede al usufructuario a título de usufructo el uso y el goce de un bien inmueble ubicado en…..(dirección, ciudad, linderos, número catastral y matrícula inmobiliaria, ciudad, departamento, etc.) con la siguiente descripción…….usado para……………………..

        SEGUNDA: El plazo por el que se constituye el presente usufructo es de……..años contados a partir del……..de………no pudiendo exceder dicho plazo de……años.

        TERCERA: El usufructuario puede usar y explotar el inmueble objeto de este contrato conforme a derecho, además podrá……

        CUARTA: El precio del presente usufructo se establece en la suma de…. pesos ($…….) que el usufructuario paga en este acto al propietario en……quien acepta de conformidad, sirviendo el presente de suficiente recibo.

QUINTA: El propietario entrega el inmueble libre de toda posesión y con todos los derechos correspondientes al usufructo conforme a derecho, lo cual es aceptado de conformidad por el usufructuario.

SEXTA: Las partes realizaron un inventario por separado de todos los accesorios y muebles y útiles, dejando constancia del estado en que se encuentra,, al igual que del inmueble, ejemplar que debidamente firmado por ambos, se agrega al presente contrato.

SÉPTIMA: El propietario manifiesta que el inmueble objeto de este contrato no tiene deudas de ninguna especie respecto de tasas, impuestos y demás contribuciones, ni está afectado por gravámenes de ninguna naturaleza; asimismo él no está inhibido para disponer de sus bienes.

Leída por propietario y usufructuario, se firma, comprometiéndose las partes a elevar a escritura pública el presente contrato.

EL PROPIETARIO                                  EL USUFRUCTUARIO

……………………………                                  ……………………………………


Información Adicional 

[hidepost=0]

El usufructo es un derecho real que consiste en la facultad de gozar de una cosa con cargo de conservar su forma y sustancia, y de restituirla a su dueño, si la cosa no es fungible; o con cargo de volver igual cantidad y calidad del mismo género, o de pagar su valor si la cosa es fungible.

En otros términos, usufructo es el derecho real en virtud del cual una persona, el usufructuario, puede gozar temporalmente de la cosa que pertenece a otro, sin alterar su esencia.

La propiedad representa un señorío pleno sobre una cosa, y en virtud de ese señorío el propietario puede gozar de la cosa y disponer libremente de ella. Por el usufructo la propiedad se desmiembra, pues el usufructuario adquiere la facultad de gozar la cosa, mientras el nudo propietario conserva el derecho de propiedad disminuido en la facultad de gozarla. En consecuencia, el usufructuario puede gozar una cosa ajena, pero no disponer de ella, o sea, destruirla, alterarla o enajenarla (art. 283 del C.C).

El usufructo se diferencia de otras situaciones jurídicas que también implican disfrute de la cosa. Así, el arrendatario goza de la cosa que pertenece a otro, pero no es titular de un derecho real, sino de un simple crédito o derecho personal. La razón decisiva consiste en que en el usufructo, el propietario enajena la facultad de gozar de la cosa, o sean los frutos presentes y futuros que la cosa produzca; en el arrendamiento, en cambio, no existe enajenación de la facultad de gozar, sino que, simplemente, el dueño o poseedor permite que otro disfrute de la cosa por determinado tiempo. El usufructo implica enajenación de frutos: en el arrendamiento sólo se establece la obligación de permitir que otro goce de una cosa. Así, el nudo propietario que enajene en su totalidad el derecho de propiedad, hace enajenación  de cosa propia en lo que se relaciona con el derecho de nuda propiedad; pero en lo que toca con la facultad de gozar, hace enajenación de cosa ajena; en cambio, el propietario que enajene la cosa dada en arrendamiento, hace enajenación de cosa propia, aunque dicha enajenación implique violación de las obligaciones que nacen del contrato de arrendamiento.

El usufructo supone la coexistencia de dos derechos reales en una misma cosa, esto es, el derecho del nudo propietario y el del usufructuario (art. 824 del C.C). Pero conviene tener en cuenta que estos dos derechos son de diversa calidad, y es precisamente esta nota distintiva la que los diferencia claramente de los derechos reales que tienen los titulares de cuotas partes en una cosa común, es decir, en el caso de la copropiedad, en el cual existen varios derechos reales de una misma calidad.

El usufructo supone igualmente la coexistencia de dos clases de relaciones posesorias: la posesión mediata del nudo propietario y la inmediata del usufructuario; la primera es posesión en nombre propio, y la segunda en nombre ajeno”. (Arturo Valencia Zea, Derecho Civil, Tomo II, derechos reales, quinta edición, Editorial Temis, Bogotá, 1996, Págs. 426 y ss.).[/hidepost]