Administrativo Civil Comercial Familia Constitucional Laboral Penal Notarial Academico
in Familia - 24 May, 2015
by josebula - no comments
Modelo de demanda de denuncia de embarazo

 Modelo de demanda de denuncia de embarazo

Señor

JUEZ DE FAMILIA DE …….. (REPARTO)

  1. S. D.

…., mayor y vecino de esta ciudad, identificado como ……………, aparece al pie de mi correspondiente firma, obrando en mi calidad de apoderado del señor …………. .., persona mayor y de esta vecindad, me permito impetrar ante su despacho demanda de denuncia de embarazo(5) contra la señora ……….., mayor y de esta vecindad.

HECHOS

PRIMERO: El señor ……… contrajo matrimonio con la señora ……., el …. de ….. de ……

SEGUNDO: Los citados esposos se encuentran separados de hecho desde el mes de ………. de …….

TERCERO: La señora …………. está en la actualidad viviendo con el señor ……………

CUARTO: Mi poderdante, el señor …………. no ha sostenido relaciones sexuales con su esposa, la citada se­ñora ……….. .., desde el momento de la separación.

QUINTO: La señora …. . se encuentra al parecer embarazada, lo que, por no ser completamente seguro ni estar plenamente comprobado, me Lleva a elevar esta petición.

PETICIONES

Con base en los hechos narrados le solicito a su despacho lo siguiente:

PRIMERO: Que se ordene a la señora …………. someterse a exámenes médicos que permitan verificar su es­tado actual de embarazo.

SEGUNDO: Que en el supuesto caso de que la señora ………….. se niegue a la realización de tales exáme­nes, su Despacho declare la inexistencia del embarazo.

DERECHO

Invoco como fundamento de derecho las siguientes normas: Decreto Ley 2820 de 1974, arts. 17; C.C. arts. 225 y 226; C.P.C. art. 435 y ss. en concordancia con el Decreto 206 de 1975, art. 10., lit. c.

PRUEBAS

Solicito se tengan como pruebas las siguientes:

DOCUMENTAL: Registro de matrimonio de mi poderdante con la demandada.

TESTIMONIAL: Sírvase recibir los testimonios de .. …. y ……….,.., residentes en ………… (indicar sus direc­ciones), para que depongan sobre los hechos de la demanda

INTERROGATORIO DE PARTE: Ruego hacer comparecer a la señora ………….. , para que absuelva interrogatorio que personalmente le formularé.

COMPETENCIA Y PROCESO

Es usted competente por la naturaleza del asunto y la vecindad de las partes. A la presente demanda debe dársele el trámite de un proceso verbal sumario.

NOTIFICACIONES

Mi poderdante las recibirá en la ……….. No. ….. de esta ciudad. La demandada en la …….. No. …… de esta ciudad.

El suscrito en la secretaria del juzgado o en la oficina …, de la …….. No. …… de esta ciudad.

ANEXOS

Me permito anexar el registro de matrimonio; poder; copia de la demanda para el archivo. copia de la deman­da y anexos para el traslado.

Del Señor Juez,

Atentamente,

……………………..

C.C. No. ……. de


Información Adicional 

[hidepost=0]

La mujer recién divorciada. o que, pendiente el juicio de divorcio estuviere actualmente separada de su marido, y que se creyese encinta, lo denunciará al marido dentro de los primeros treinta días de la separación actual.

Igual denunciación hará la mujer que durante el juicio sobre nulidad del matrimonio, o recién declarada la nulidad, se creyere encinta. Si la mujer hiciere estas denunciaciones después de dichos treinta días, valdrán siempre que el juez, con conocimiento de causa, declara que ha sido justificable o disculpable el retardo.

En consecuencia, “si la mujer concibe un hijo durante el estado de divorcio o de separación legal, lógicamente no puede aplicarse en tal caso la presunción de legitimidad consagrada en el articulo 213 del Código Civil, ni la de paternidad del artículo 214 siguiente, desde luego que, en esas dos hipótesis, ni la mujer ni el varón tienen obligación de cohabitar ya que por la declaración de divorcio o de separación legal, se suspende a ambos cónyuges el derecho reciproco del don de sus cuerpos.

Con sobrada razón, entonces, el artículo 20 de la Ley 57 de 1887 impera, “no se reputará hijo del marido el concebido durante el divorcio o la separación legal de los cónyuges, a menos de probarse que el marido, por actos positivos, le reconoció como suyo, o que durante el divorcio hubo reconciliación privada entre los cónyuges”.

Si en esos dos eventos, ni la mujer ni el marido están obligados a convivir, pues está suspendida la obligación de cohabitar, no existe fundamento para presumir, entonces. que los consortes hayan tenido entre si relaciones sexuales a la sazón y que, por tanto sea hijo del marido el que la mujer haya concebido durante el tiempo en que por haberse decretado el divorcio o haberse suspendido por el juez la especifica obligación de cohabitar. no estaba obligada al débito conyugal con su marido.

Conviene aclarar que la separación legal a que se refiere el articulo 20 de la Ley 57 apuntada no es la separación de hecho de los con­sortes, pues esta no se produce por ministerio de la ley o por declaración judicial, ni tampoco es la simple separación de bienes disciplinada en el capitulo 30. del título 90. del libro primero del Código Civil (artículos 197 a 212) por la potísima razón de que esta especie de separa­ción no genera legalmente modificaciones en la vida común de los casados. sino solamente en el régimen económico patrimonial de sus bienes La separación legal a que se alude en el articulo 20 premencionado, no es otra que la contemplada en el 155 del Código Civil, es decir la que puede conceder el juez en caso de demencia, enfermedad contagiosa o cualquier otra desgracia semejante de alguno de los cónyuges, circunstancia que no autorizan el divorcio. según lo declara expresamente la norma señalada.

En resumen: la máxima latina pater is est quem nuptiae demonstrant, consagrada en los artículos 213 y 214 del Código Civil que al repu­tar hijo legitimo al concebido durante el matrimonio impone la paternidad al marido, no es aplicable cuando el hijo a pesar de haber sido concebido durante el matrimonio, lo fue mientras su madre estaba divorciada o separada legalmente de su marido, y por el contrario la presunción rige en todo caso en que no se demuestre que estaba suspendida legalmente la obligación de cohabitar, así el marido o la mujer estuvieran separados de hecho al producirse la concepción del hijo, por abandono del hogar o por cualquier otra causa.

Véase. entonces, que en punto de hijos concebidos durante el matrimonio dos y antagónicas, son estas presunciones: una positiva y otra negativa. Por la primera, que es la positiva, se reputa que el hijo concebido durante el matrimonio, es decir. el nacido después de 180 días de celebradas las nupcias tiene por padre al marido de la madre (artículos 213 y 214), y por la segunda, que es la negativa, se presume legalmente que no es hijo del marido el que la mujer casada concibe durante el estado de divorcio o de separación legal (artículo 20 de la Ley 57 de 1887)” (Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, sentencia de junio 19 de 1975).

El marido podrá, a consecuencia de la denuncia indicada anteriormente, o aun sin ella exigir, por conducto del juez, que la mujer se so­meta a exámenes competentes de médicos a fin de verificar el estado de embarazo.

En caso de que la mujer se niegue a la práctica de los exámenes, se presumirá la inexistencia del embarazo.

No pudiendo ser hecha al marido la mencionada denuncia, podrá hacerse a cualquiera de sus consanguíneos dentro del 40. grado ma­yores de edad, prefiriendo los ascendientes legítimos. A falta de tales consanguíneos la denuncia se hará al juez de la familia o al civil municipal del hogar. Si la mujer hiciere la denuncia después de expirados los 30 días, pero antes del parto, valdrá siempre que el juez considere que la demora ha tenido causa justificada.

Si no se realizaren la guarda e inspección porque la mujer no ha hecho saber la preñez al marido, o porque sin justa causa ha rehusado mudar de habitación, pidiéndolo el marido, o porque se ha sustraído al cuidado de la familia o personas elegidas para la guarda e inspec­ción, o porque de cualquier modo ha eludido su vigilancia, no será obligado el marido a reconocer el hecho y circunstancias del parto, sino en cuanto se probaren inequívocamente por parte de la mujer o del hijo, en juicio contradictorio.

Aunque el marido tome todas las precauciones señaladas anteriormente, o sin ellas, se prueben satisfactoriamente el hecho y circunstan­cias del parto, le queda a salvo su derecho para no reconocer al hijo como suyo, con arreglo a los artículos 213 y 214 del Código Civil, provocando el juicio de ilegitimidad en tiempo hábil.

[/hidepost]